Estoy en un momento de mi vida en el que me siento como una expatriada;  una 'expatriada del mundo'. No pertenezco a ninguna parte y a todas partes. Siento que no pertenezco al lugar donde vivo ahora, esta no es mi lengua materna ni mi cultura. Pero tampoco pertenezco a donde nací, esa ya no es mi vida.

La gente siempre habla de cómo es ser un expatriado de tu país, pero, ¿qué pasa cuando eres un expatriado del mundo?

¿Cómo me siento yo al respecto?

 

Nací y crecí bajo el sol de las islas Canarias. Esto puede sonar increíble, ¿verdad? Bueno, eso depende de lo que te guste.

Amo mi isla, La Palma. Es una isla preciosa, pero nunca sentí que encajara. Siempre he querido vivir en un lugar donde pudiera:

  • Coger mi coche y recorrer km y km sin límite.

  • Experimentar las estaciones.

  • Conocer a otras gentes y culturas.

  • Comer diferentes comidas.

Ahora, después de algunos años vagando por el mundo, estoy viviendo en Nueva Inglaterra con mi marido estadounidense.

¿Por qué soy una mala española?

No echo de menos España de la forma en que se espera de mí. Extraño algunas cosas y extraño a mis seres queridos, pero no anhelo volver. Esto no significa que crea que vivir aquí es mejor que allá, solo siento que cada lugar tiene sus propias cosas buenas y malas y que he aprendido a adaptarme donde sea que esté.

Este sentimiento no tiene nada que ver con el hecho de estar casada con un local, me he sentido así por muchos años, antes de estar casada.

Puede que yo sea la único española que no busca productos españoles en el supermercado, o que no le pide a su madre cajas con comida. No busco el sabor de casa.

Sin embargo, extraño el pan, ¿por qué el pan es tan dulce en Estados Unidos?!

Muchas veces me siento juzgada por no estar más apegada a España.  

¿Por qué soy una mal estadounidense?

¡Porque no lo soy! Ahora vivo aquí, me estoy acostumbrando a todo, pero todavía no es suficiente. Tal vez algun dia...

He hecho estas dos listas; Lo bueno y lo malo de ser un 'expatriado del mundo'.

Lo Bueno

Independencia: Siempre he sido una mujer independiente, pero cuando te mueves por el mundo te ves obligada a confiar en ti misma, y esto es absolutamente bueno. Hay momentos en los que todo parece tan difícil y sin sentido pero al final aprendes a ser completamente independiente y libre, lo que no tiene precio.

Gente: ¡Oh la gente! Todos somos seres humanos, pero todos somos únicos, y esto, más las culturas, te conectarán con diferentes ideas, creencias, estilos de vida, etc. Todas estas perspectivas te brindan una nueva visión de la vida, de tu vida. Te hacen pensar más y más. Para cuestionarte a ti mismo y tus creencias. Para aprender cosas nuevas. Aceptar cosas nuevas y dejar las viejas.

Nuevos lugares: ¡Este es uno de los mejores! Qué bueno es tener lugares nuevos y emocionantes para visitar y descubrir.

Nuevo sentido de la vida: Creo que cuando sales de tu zona de confort te das cuenta de lo que es realmente importante en la vida. La vida en sí es lo más hermoso, y vagar por el mundo te lo muestra.

Lo Malo

Echar de menos: No solo extrañar a tu familia y amigos, sino también lo que vendrá. Bodas, cumpleaños, nacimientos, la vida.

Siempre serás un extraño: Incluso si puedes comunicarte bien con los lugareños, es difícil formar parte de su grupo de amigos. A veces te sentirás como un extraño porque no eres igual a ellos. En general yo me siento bienvenida en todas partes, la gente es amable conmigo. Pero la realidad es que puedo sentir cómo cuando escuchan un acento, ven a una extraña.

 

Empezar desde cero: Todo lo que has logrado antes en tu vida se pierde. Tus experiencias laborales, tus relaciones e incluso tu licencia de conducir.

Soledad: Personalmente esto lo manejo muy bien, siempre he sido un lobo solitario. Pero es un hecho, al menos al principio estás solo.

El idioma: Llega un punto en que no sabes ni que hablas. Cuando hablo inglés muchas veces busco por expresiones y/o palabras en español . Cuando hablo español, introduzco un monton de expresiones y palabras en inglés.

 

Después de leer las cosas malas, probablemente estés pensando; ¡Esas cosas son malas!

Cuando tengo estos sentimientos, me detengo un segundo y me pregunto: ¿Dónde estarías ahora mismo? ¿Dónde estarías más feliz? Y me doy cuenta de que cada episodio de mi vida ha tenido momentos hermosos y feos.

La felicidad no viene con un lugar sino con lo que se construye allí. Por supuesto, todavía extraño esas cosas que nunca podré tener donde estoy ahora, pero tendré otras nuevas y trataré siempre de encontrar la felicidad allí.

 

Esta breve publicación está dedicada a aquellos, que como yo, sienten que no pertenecen a ninguna parte y a todas partes.

 

'UNO NO ES DE DONDE NACE, PERO DE DONDE SE HACE'

PicsArt_02-09-11.36.50-01.jpg