Islandia

5 de Mayo

 

Cuando se acerca el momento de aterrizar en la isla del hielo y fuego, una mezcla de sentimientos; emoción, nervios y agradecimiento vienen a mi. Durante toda mi vida he soñado con ver esta tierra y hoy el sol brilla dejando que la disfrute en todo su esplendor.

Después de aterrizar, Janine (Alemania) me está esperando para recoger nuestro minúsculo coche,    ¿ cabremos ahí 4 chicas y equipaje? menos mal que hace frío porque estaremos bien juntitas...

Nos dirigimos a buscar a la siguiente tripulante, Elena (Lituania), que al recogerla dice ' ioh chicas parece que las conozco de toda la vida'. Este viaje pinta bien.

Lera (Rusia) no se unirá a nosotras hasta mañana, así que nos ponemos rumbo a Reykjanes península para ya empezar a introducirnos en esta magnífica naturaleza.

La primera parada es el Puente America - Europe que acerca las dos partes de tierra creadas por la separación de las placas o rift (cada año, se separan alrededor de dos centímetros).

La segunda parada merece detenerse más tiempo para descubrir la zona Geo Thermal Hot Spring de Gunnuhver que te dará el primer contacto con ese olor tan peculiar a huevo podrido. Luego , caminando, llegarás a la costa, donde el mar y el viento chocan contra la lava.

La Blue Lagoon es muy famosa y nos acercamos a ella para disfrutar de sus alrededores, en realidad desde la carretera ya puedes disfrutar de un río de agua turquesa entre la lava, pero decidimos no entrar a bañarnos, pues el precio es desorbitado y en nuestro viaje espera otro baño más 'salvaje'.

Ya la tarde va cayendo  y vamos dirección a Hveragerði para pasar la noche en un alojamiento que hemos conseguido por medio de couchsurfing.

6 de Mayo

Hoy Lera se une a nosotras! Y hoy el día va de cascadas.

Después de desayunar y hacer una compra, Urridafoss es la primera catarata que visitamos que aunque no cuenta con una caída grande, su caudal es masivo.

Ahora vamos a ver una de las cascadas más famosas de la isla, Seljalandsfoss, que soprende, no solo por su caída (60m), sino porque puedes caminar tras ella.

Te aconsejo caminar un poco a la izquierda de la cascada y encontrarás otra de menores dimensiones pero que merece la pena descubrir, Gljufrafoss, tendrás que mojarte para verla!

Tras visitar dichas cascadas, quedarás completamente mojado así que no olvides ir bien preparado.

La siguiente cascada es Kvernufoss, que si tienes la misma suerte que nosotras, podrás disfrutar en soledad dado que no es tan turística, pero recomiendo encarecidamente visitar, el lugar en el que se encuentra la cascada es un remanso de paz y también puedes caminar por detrás de ella.

La cuarta, y más famosa de las cascadas es Skógafoss que con sus 60 m de alto y 25 de ancho te dejará impresionado, aunque personalmente he disfrutado más de Kvernufoos por la soledad del lugar, el contacto real con la naturaleza.

 

Terminamos la tarde con un paseo por Reynisfjara Beach la famosa playa de arena negra  

volcánica y los Reynisdrangur. Estas rocas monolíticas, de hasta 66 metros de altura, fueron originadas por la erosión del fuerte oleaje del mar. Junto con el acantilado y la arena negra conforman un paisaje realmente insólito protagonista de miles de fotografías.

A pesar de que el origen de estas formacones tiene una explicación científica, los islandeses recurren a la mitología escandinava para explicar el origen de los Reynisdrangur. Si tienes oportunidad, pide que te cuenten la historia de los trolls que se convirtieron en piedra tras ver la luz del día.

7 de Mayo

Después de un desayuno de campeonas volvemos a la playa negra para esta vez subir a admirar el arco Dyrhólaey y las impresionantes vistas de la play a ambos lados del arco.

Para llegar al acantilado Dyrhólaey, verás la roca de 120 metros de longitud con dos arcos, es necesario subir por una pista de tierra y piedra de fuerte pendiente. No te lo pierdas!

Hoy la lluvia y el frío se dejan ver, pero aún tenemos 2h de carretera hacia la cascada Svartifoss, para la que hay que hacer un pequeño trekking si quieres ver.

Antes de llegar al parque aparca un momento tu coche para admirar la montaña Lómagnúpur q está al lado de la carretera, y que no es solo increíble por ser una roca masiva sino porque según desde el ángulo desde el que la mires cambia y desde todos ellos es preciosa.

En pleno corazón del Parque Nacional Skaftafell, Svartifoss (o la cascada negra, como se la conoce), es una de las cascadas más bonitas de islandia, no por su salto sino por las columnas hexagonales de piedra basáltica negra que la rodean y que le otorgan un aspecto de órgano de catedral.

Consejo! sigue el camino después de ver la cascada para llegar a un mirador y contemplar una de las lenguas de hielo del glaciar más grande de Islandia (más de 8000km2), Vatnajökull.

Tras un snack para recuperar fuerzas; aunque el trekking es bastante fácil, de unas 3 horas de duración, el frío aumenta el hambre. Nos vamos hacia la laguna Jökulsárlón,un lago glaciar de colores azules donde los icebergs y las focas marinas se mueven a sus anchas. 

Tras alucinar como niñas con este paisaje, ponemos fin a nuestro día en Höfn, en un hostal familiar con unas pequeñas botellas de alcohol de la isla y vistas impresionantes de un interminable atardecer sobre las montañas y lenguas del glaciar Vatnajökull.

Dato curioso sobre el atardecer:  Como habrás escuchado varias veces, en pleno invierno es de noche casi 24h y en verano lo contrario. En esta epóca en la que está entrando el verano, cada día va a ser más largo pero más o menos hay unas 3h de noche, así que el atardecer empieza más o menos sobre las 10:30 /11 pm pero es un atardecer muy largo, no oscurecerá del todo hasta aproxidamente la 1am  para volver a amanecer a las 4 am.

8 de Mayo

Hoy volvemos por la misma ruta de ayer para ver algunos lugares que no pudimos ver ayer como la Diamond beach, una playa situada al lado del lago Jökulsárlón, en la que sobre la arena negra, brillan como diamantes, los glaciares que han naufragado tras su recorrido desde el glaciar, pasando por el lago hasta e mar.

Luego, nos desviamos a la derecha de la autovía para acercamos a ver la laguna Fjallsárlón llena de Icebergs y a su espalda una gran lengua del glaciar.

La siguiente parada del día será un minúsculo pueblo llamado Hof que cuenta con una pequeña iglesia construida en 1884 con un techo diferente y muy peculiar. El techo de césped no es una técnica de camuflaje sino una antigua tradición, para proteger del duro clima, de la que esta iglesia es testigo.

Con esta encantadora vista y el verde que cubre todo el lugar, almorzamos bajo el sol.

Con la barriga llena y el corazón contento nos paramos a ver otra bonita catarata Stjórnarfoss, cuando has visto ya varias cataratas el interés va decayendo pero todas ellas son diferentes dependiendo del lugar en el que se encuentran, de su caída... disfrútalas todas.

Hacemos una pequeña caminata por la catarata Systrafoss arriba para disfrutar de las vistas que te llevan hasta el océano.

La última parada de la tarde antes de volver a nuestro primer alojamiento y compartir la cena con nuestro anfitrión es en Seljavellir hot pool, la piscina más antigua de Islandia que cuenta con agua caliente directa de la actividad geotérmica. Camina río arriba y disfruta del lugar.

Nuestro anfitrión nos regala historias sobre la mitología de la isla mientras disfrutamos de una deliciosa sopa lituana que nos prepara Elena.

9 de Mayo

Hoy el plan es El círculo dorado, una ruta turística que se adentra hasta el corazón de la isla y que incluye alguno de los lugares más famosos de la isla.

Empezamos por el cráter del volcán Kerið, que esconde en su interior un perfecto e intacto lago azul al que puedes descender sin problema.

El Geysir es la gran atracción turística de Islandia, sin duda el lugar en el que más gente nos encontramos. Conocido como el gran Geysir , es el más antiguamente conocido y no de los más impresionantes del mundo (lanza agua hirviendo hasta 80 m de altura) pero que por desgracia no ocurre a menudo y tienes que conformarte con ver el Strokkur que arroja agua cada 5 min a una altura de unos 15/20 m. 

Por cierto, algo que debo de anotar es que en Islandia casi todos los lugares son de visita gratuita, el único lugar por el que pagamos fue el cráter Kerið, unos 3€.

Después de dejar las masas atrás, contratamos un pequeño tour para ver como se prepara el pan típico Islandés. La técnica es increíble, bajo la arena se encuentra el agua hirviendo a unos 100  grados centígrados, ahí, en un caldero forrado con plástico, meten la masa del pan durante 24h, para luego desenterrarlo y... wow!  Rico, rico!

El tour lo hacemos en Fontana, donde una simpática chica nos muestra el proceso y nos da a degustar el delicioso pan con mucha mantequilla (así lo comen ellos). Gracias Janine y su cara de muerta de hambre nos regalan un buen trozo para llevar!

La cascada de Bruarfoss nos espera tras nuestra zampada de pan!

Es un trekking de unas 3 horas, fácil y que merece la pena hacer para ver este río de color turquesa entre la lava negra.

Y por último visitamos Gullfoss, un inmenso bloque de roca roto que ha creado el salto de agua al desplazarse. El salto de agua es de 32 metros en un estrecho acantilado natural de unos 70 metros, lo que concentra el caudal y provoca un ruido ensordecedor. El cañón por el que el río discurre se extiende durante dos kilómetros y medio- Hoy la profundidad de este cañón natural llega a ser de 70 metros en algunos lugares.

Esta noche dormiremos en Borgarnes, y para llegar allí escogemos la carretera 52, que te brindará paisajes lunares, lagos, montañas... no está asfaltada, tómatelo con calma y disfruta del paisaje.

Esta noche compartimos cena con Tom, un chico americano muy simpático que decide unirse al resto del viaje.