QUÉ VER EN BUDAPEST

PARLAMENTO

Situado a orillas del Danubio es el edificio más famoso de la ciudad. Su estilo neo-gótico no te dejará indiferente, tanto por dentro como por fuera. 

Su tesoro más importante es la corona de San Esteban en la Sala de la Cúpula, aunque en mi opinión todo el edificio es un tesoro.

No dejes de hacer la visita guiada de unos 45 minutos que es imprescindible para entender la historia y curiosidades del lugar.

Puente de las Cadenas

Uno de los puentes más famosos de la ciudad, a parte de por ser el primer puente en unir Buda y Pest, por su belleza.

Hay varias leyendas detrás del famoso puente, mi preferida cuenta que el escultor de los leones olvidó esculpir sus lenguas y debido a las burlas se suicidó lanzándose al rio Danubio. Sin embargo, es solo una leyenda ya que las lenguas de los leones a pesar de ser complicadas de ver están ahí y que no ocurrió ninguno de los hechos que se comentan.

Váci Utca

Váci Utca es  la calle más visitada de la ciudad ya que es peatonal y cuenta con todo tipo de tiendas y restaurantes. En uno de los extremos se encuentra la Plaza Vorosmarty, en el otro extremo encontrarás el Mercado Central de Budapest, el más grande y famoso de la Perla del Danubio.

Bastión de los Pescadores 

Situado en la colina de Buda es el mejor lugar para contemplar Budapest y el Parlamento con diferencia.

El Bastión es una terraza de estilo neogótico y neorrománico que tiene siete torres que representan las siete tribus magiares que fundaron el país.
La mejor hora para visitar el mirador es al atardecer y esperar a que la ciudad se ilumine. Pagando se puede acceder a las torres en las que no hay casi nadie y se obtienen las mejores vistas, pero nosotros no teníamos ni idea que había que pagar y accedimos a una de las torres por una de las salidas. Más tarde nos dimos cuenta que nos habíamos colado...Nadie se dio cuenta! Al lado del Bastión se encuentra la Iglesia de Matías o Iglesia de Nuestra Señora, la iglesia católica más importante de la ciudad en la que se coronaron varios reyes húngaros y que también merece una visita.

Castillo de Buda

Situado en lo alto de la Colina de Buda  es la residencia histórica de los reyes húngaros  y fue construido en el siglo XIV. Durante la Segunda Guerra Mundial quedó casi en ruinas y fue reconstruido en un estilo neoclásico.

Actualmente, el Castillo de Buda alberga la Biblioteca Széchenyi, la Galería Nacional Húngara y el Museo de Historia de Budapest.

Balnearios de Budapest

Hungría es tierra de aguas termales y Budapest cuenta con más de 100 manantiales de aguas termales y balnearios construidos sobre ellos. El más famoso es el balneario Széchenyi, uno los mayores baños termales medicinales de Europa.

Cada sábado noche hacen una fiesta con dj y espectáculos, espectacular!

Basílica de San Esteban

La Basílica de San Esteban de culto católico es la iglesia más grande de Budapest y bien conocida por, entre otros, poseer la mano derecha (la Santa Diestra) de Esteban I, el primer rey de Hungría.

Cuando la visites acércate a probar uno de los helados en forma de rosa en la heladería Gelato Rosa que se encuentra bien cerca, 

New York Café

Es uno de los cafés más caros que he visitado pero merece la pena visitarlo una vez en la vida. Decorado en color dorado, con frescos, grandes lámparas y sus cafés y tartas... exquisito!

Yo tomé el café Húngaro, totalmente recomendado

Bares-ruina

Estos bares están en edificios que por fuera parecen abandonados pero que dentro tienen un estilo retro y extravagante.

El bar-ruina más conocido es el Szimpla Kert.

Barrio Judío 

Me encantó este barrio, una zona con mucho ambiente, y conocido como uno de los barrios más hipsters de Europa. En él podrás disfrutar de buenísimos restaurantes con excelente cocina kosher, y de su interesante vida nocturna con una buena selección de bares, bares ruinas, y clubs.

Crucero por el Danubio

Un paseo en barco por la noche te ofrece unas vistas preciosas de algunos de los puntos más importantes de la ciudad como el Parlamento. Con una copa de champagne y por 10 euros, no debes perdértelo.